Mudarse a Japón

¿Qué ofrece Japón para mudarse y vivir en este país?

Mudarse a Japón es cada vez más común, ya que es una de las potencias mundiales que se ha vuelto cada vez más atractiva para el establecimiento de extranjeros que deciden emprender un nuevo trabajo, vida y aventuras allí. 

Las posibilidades de este país son inmensas, pero también lo es el cambio cultural que supone mudarse a Japón desde España, por lo que es fundamental, ante el planteamiento de mudarse a este país, conocer algunos elementos básicos de su sociedad y su cultura.

Por eso, desde De Haan Movers, como expertos en mudanzas internacionales y traslados a Asia y Japón, te traemos aquellos datos fundamentales que todo interesado en mudarse a Japón desde un país occidental debe conocer.

 

 

Lo primero que hay que saber antes de mudarse a Japón

¿Qué hay que saber antes de mudarse a Japón? En primer lugar, acercamos a algunos datos básicos sobre este país, aunque seguro que muchos ya los conoce, pero nunca está mal un recordatorio:

  • Si bien la capital de Japón es Tokio, algunas de sus ciudades principales son Osaka, Kioto o Nagoya. En total Japón tiene una población de más de 126 millones de personas.
  • La moneda que se utiliza es el Yen japonés.
  • Con respecto al huso horario, Japón se encuentra en una posición UTC +9.
  • El prefijo telefónico es el +81 en el país nipón.
  • Esta es la página web de la embajada de España en Japón.

Tras esta introducción, podemos empezar a entrar en materia para descubrir todo lo que ofrece el país para mudarse a Japón.

Qué ofrece el país para mudarse a Japón en materia laboral

El pensamiento generalizado de que es común mudarse a Japón ya que es un país que suele buscar mano de obra extranjera es cierto, pero debemos matizar: en Japón hay demanda de trabajadores cualificados.

  • Si observamos las ofertas de empleo que se lanzan a nivel internacional desde Japón con posibilidad de mudarse allí, comprobaremos como en su gran mayoría provienen de empresas, en gran parte tecnológicas, que buscan personal con educación superior y especialización en el puesto demandado.
  • A nivel de requisitos para ir a trabajar a Japón, estos se han ido reduciendo gracias a la progresiva globalización de la que Japón participa activamente, lo que ha propiciado facilitar los intercambios y relaciones con empresas y personas extranjeras.
  • Por otra parte, un obstáculo que suele ser un inconveniente para muchos al plantear este traslado es el idioma. Sin embargo, las empresas que habitualmente contratan personal extranjero son grandes compañías donde la comunicación en inglés es habitual.

Desde luego, la mejor tesitura para mudarse a Japón con un objetivo laboral es haber recibido ya una oferta, es decir: poder mudarse con un contrato laboral. Sin embargo, si se quiere buscar trabajo allí, habrá que pedir en primer lugar un permiso de residencia.

Mudarse a Japón: vivienda y alquiler

Dentro de las grandes ciudades, que son aquellas que ofrecen más posibilidades para quienes deciden mudarse a Japón, encontramos una oferta en materia de vivienda que se caracteriza por los rasgos propios de la vida urbana japonesa: apartamentos muy pequeños comparados con lo que solemos observar en países europeos. 

Son pisos en los que cada metro cuadrado se ha usado para obtener la máxima eficiencia.

Por eso, es muy importante tener en cuenta, en primer lugar, el tamaño de los apartamentos que valoremos así como el mínimo en el que estamos dispuestos a vivir. O convivir, porque una opción muy habitual para vivir en Japón es buscar una vivienda compartida, haciendo que los gastos sean más reducidos y facilitando la inmersión.

En cualquier caso, a la hora de buscar piso, centrarse en inmobiliarias que hablen en inglés y, por supuesto, no firmar un contrato hasta estar completamente seguro de todo lo que pone es fundamental.

Mudarse a Japón: Sanidad y educación

Si va a mudarse a Japón con niños o jóvenes en edad escolar, estos son algunas de las características principales que tiene que conocer de la educación:

  • La educación primaria y secundaria básica es obligatoria, contando un total de 9 años.
  • Lo que llaman la educación secundaria superior, equivalente a lo que aquí sería el bachillerato, ocupa 3 cursos y no es obligatoria, aunque prácticamente todos los alumnos la realizan.
  • Habitualmente, la educación se realiza en colegios públicos, y, si se busca un colegio privado, como suele ser el caso de quien busca matricular a sus hijos en un colegio español o inglés, tendrá que saber de antemano que las matrículas no son precisamente económicas.

Por otro lado, respecto a la sanidad, esta está asociada a la actividad profesional que se realice, la cual da lugar a distintos tipos de cobertura sanitaria pública. Esto se hace así debido a que los gastos sanitarios se extraen de la nómina de manera automática, de forma similar a como ocurre con los impuestos. 

Es por esto que en función de si se trabaja para una gran o pequeña empresa o se es autónomo, el acceso a sanidad varía, y esta no siempre cubre todos los tratamientos, por lo que es interesante contemplar la posibilidad de un seguro privado.

¿Cuánto cuesta de media vivir en Japón?

Vivir en Japón no tiene por qué ser alto en las zonas menos densamente pobladas, en las ciudades grandes donde suelen residir los extranjeros Japón supone un desembolso importante, en primer lugar debido al alto precio de la vivienda.

Para que se haga una idea, el precio medio de compras básicas es:

  • 1 litro de leche: 1.50 euros
  • 12 huevos: 2 euros
  • 1 kg de tomates: 5.50 euros
  • 1 kg de patatas: 3 euros
  • Factura de luz media para 2 personas: 100 – 150 euros/mes
  • Internet: 30 euros/mes

Ante este elevado precio de la vida, muchos extranjeros al mudarse a Japón buscan trucos para abaratar el coste de su día a día, como utilizar el transporte público para evitar pagar peajes y gasolina o poner la lavadora y cargar dispositivos eléctricos en horario nocturno.

¿Qué trámites y documentación son necesarios para mudarse a Japón?

Puede que este sea uno de los apartados más importantes cuando ante un planteamiento serio, como una oportunidad laboral o estudiantil, a la hora de mudarse a Japón: conocer la diferente documentación y burocracia que es necesario solicitar y adquirir.

En primer lugar, es importante establecer la duración inicial de la estancia para saber qué es necesario presentar, solicitar y acreditar:

  1. Periodos de 90 días o menos: Los países que poseen acuerdos internacionales con Japón, como es el caso de España, tienen permiso para que sus ciudadanos visiten el país hasta 3 meses sin necesidad de ningún visado. Al terminar este periodo, se puede renovar la estancia por otros 90 días.
  2. Periodos de 6 meses o menos para países que necesiten un visado de turista, como Brasil o Venezuela, habrá que solicitar dicho visado y aportar documentación como pasaporte en vigor, fotografía reciente o informar de los planes de viaje en Japón.
  3. Periodos mayores a 6 meses: Para mudarse a Japón con una duración de este tipo, será necesario solicitar un visado de residencia o de trabajo, para lo cual será necesario acudir a la Embajada de Japón en España o el país en cuestión, y gestionar la documentación y el trámite desde allí.

En cualquier caso, lo mejor es acudir a las instituciones pertinentes para saber qué documentos en concreto, así como qué datos hay que acreditar, sobre todo en el caso de la residencia no lucrativa. 

En el caso de estancias universitarias o laborales, tanto la institución educativa como la empresa contratante suelen aportar asesoría y cooperar en el proceso para hacer el trámite lo más sencillo posible.

Ya conoces las posibilidades que ofrece para mudarse a Japón

Desde De Haan Movers esperamos que ya tenga una idea general de cómo mudarse a Japón en contraste con tus condiciones de vida actuales. 

Recuerda valorar detenidamente cada factor y contar con una empresa de mudanzas internacionales experimentada que te asegure un traslado profesional y sin sobresaltos para poder disfrutar sin inconvenientes de todo lo que ofrece Japón para mudarse a este país. ¡Y no olvides conducir por el lado izquierdo!